Archivo por meses: septiembre 2013

Multa anulada por sobrepasar un semáforo en rojo

Procedemos a comentar en este espacio que nos atañe, una interesante sentencia realizada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 4 de Madrid sobre la gestión de un recurso a una sanción de tráfico por rebasar un semáforo en fase en roja, cuya base de alegación fue la presunción de inocencia y la vulneración al principio de legalidad por inexistencia del hecho denunciado.

Multa por pasar un semáforo en rojo

Supuesta imagen del vehículo pasando un semáforo en fase rojo.

Desglosaremos de forma pormenorizada, pero sencilla, teniendo en cuenta el lenguaje legal, lo que es una medida que le puede afectar directamente como usuario de las vías de trasporte por carretera. Para ello, nuestro gabinete de abogados especializado de Gesthispania, ha puesto en funcionamiento la maquinaria legal (bien engrasada por cierto) de la que dispone, y al más alto nivel y profesionalidad que sabemos. Se ha adjudicado (merecidamente, sin miedo a decirlo) una “muesca” de efectividad y de talento en esta sentencia.

Como comentábamos, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 4 de Madrid nos ha dado por válida una demanda interpuesta en su día a favor de un cliente nuestro. Dicha sentencia ha sido dictada sin que fuera necesario la celebración del juicio, ya que en la demanda se pidió expresamente “la no celebración de vista” de acuerdo al Art. 62 de la  Ley de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa , y al no mediar manifestación contraria por parte de la letrada del demandado, se declaró el pleito concluso dictándose la correspondiente sentencia estimatoria a nuestro favor.

Detallando un poco más los hechos y la demanda interpuesta que es objeto de este análisis, pedimos que se anulara la sanción a nombre del demandado, nuestro cliente, por la parte contraria, el Ayuntamiento. Éste último consideró, como contra medida y como suceso delictivo, que la persona sancionada rebasó un semáforo en fase roja, en el Paseo de la Castellana 105. Nosotros debíamos probar que este hecho no acaeció, debíamos demostrarlo, adjuntando pruebas y buscando las vías legales más apropiadas para este caso particular, y comenzar un proceso consecuente en todos sus componentes.

Nuestro cliente recibió su correspondiente notificación de denuncia junto con dos fotografías, en una se muestra el vehículo antes de rebasar el semáforo y, en la otra, el coche cuando ya ha pasado el semáforo, pero en dichas foto no se apreciaba con total claridad que dicho semáforo estuviera rojo. Esto implica que puede tratarse también de un semáforo en amarillo, por lo que esta situación ambigua puede y debe explotarse en la medida de lo posible.

Es importante recordar que el hecho de saltarse un semáforo en rojo implica una sanción económica importante, de alrededor de 200 euros. A eso hay que sumarle la pérdida de 4 puntos en el carné de conducir, que pueden hacer que perdamos todos los puntos y perdamos su vigencia.

Debemos destacar que esta cuantía económica (tipo de multa anteriormente mencionada) no corresponde con saltarse un semáforo en fase amarilla, que es lo que en este caso defendimos legalmente, ya que incluso tratándose de un amarillo fijo está justificado, siempre y cuando el detenerse implique riesgo de colisión con los vehículos que le preceden.

En este caso, creamos dos vías para aprovechar legalmente el recurso y sentenciar definitivamente la defensa de nuestro cliente. Así, basamos nuestra demanda principalmente en la presunción de inocencia (Art. 24 de la Constitución Española) y la vulneración al principio de legalidad por “inexistencia del hecho denunciado”, ya que el denunciado pasó el semáforo en amarillo, en lugar de en rojo. Todo ello lo fundamentamos en que no se aportó prueba donde apareciese con total claridad que el semáforo estaba en rojo. En las fotografías realizadas a través del dispositivo no se puede apreciar si cuando es rebasado el semáforo, por el vehículo denunciado, éste se encuentra ya en fase roja o aún esta en ámbar.

Una vez leída la demanda por la competencia legal, el juez, tenemos la sentencia que habíamos buscado desde el principio, y nos da la razón, porque desde su punto de vista, efectivamente, la fotografía no es nítida. Añadimos además, que el juez ni tan siquiera tiene en cuenta que el vehículo que circulaba junto al de nuestro cliente aparezca detenido, ya que la fotografía por sí sola no sirve para demostrar que se detuvo, es por ello que debe prevalecer el derecho a la presunción de inocencia.

Como resumen, una situación difícil para nuestro cliente la hemos solventamos de la mejor manera posible y haciendo un detallado estudio de su situación, pudimos concretar como atacar ese caso en particular, ya no solo en un frente, sino en varios, haciendo más efectivo, si cabe, el recurso; que dicho por otra parte, es lo que hacemos, y en ello somos profesionales en continua superación de cualquier tipo de traba legal, defendiendo siempre los intereses nuestros clientes.

Por desgracia, la mayor parte de la gente no se atreve a presentar y defender su caso en los Juzgados, por ello, algunos organismos en este tipo de situaciones se suelen aprovechar de la situación, saben que no todo el mundo está dispuesto a ir a los Tribunales, que es donde se suelen ganar estos temas.

Esperamos que este caso os sirva de ayuda, tanto si os encontráis ahora en una misma situación y no sabéis como defenderos, o si os pasa en el futuro. En cualquier caso, dejadnos vuestras consultas como comentarios en este artículo.

Multas de radar: ¿Es obligatorio señalizar la existencia de los radares?

Tenemos varias consultas hechas a nuestro blog preguntando por la obligatoriedad de señalización previa que avise de la existencia de radares y cámaras de captación de imágenes, tanto móviles como fijos, y lo cierto es que la normativa es bastante clara al respecto, al menos con los radares fijos, pero, también es cierto, que deja bastante margen a la interpretación en el caso de los radares móviles. Te contamos todo lo que sabemos, a continuación:

Cartel aviso de radar carretera

Cartel autovía de aviso de radar. Fuente: Google Images

La normativa que resulta de aplicación es la Ley Orgánica 4/1997, de 4 de agosto, por la que se regula la utilización de videocámaras por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en lugares públicos, así como el Real Decreto 596/1999, de 16 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de Desarrollo y Ejecución de la citada ley.

Radares fijos

La disposición adicional única de dicho Real Decreto dispone en su apartado 3 que “la resolución que ordene la instalación y uso de los dispositivos fijos de captación y reproducción, identificará genéricamente las vías públicas o los tramos de aquéllas cuya imagen sea susceptible de ser captada, las medidas tendentes a garantizar la preservación de la disponibilidad, confidencialidad e integridad de las grabaciones o registros obtenidos, así como el órgano encargado de su custodia y de la resolución de las solicitudes de acceso y cancelación”.

Lo anterior, junto con el Artículo 22 del mismo Reglamento que indica que “para informar al público de la existencia de instalaciones fijas de videocámaras (entre ellos los radares fijos) se utilizará una placa informativa, en la que figurará el pictograma de una cámara  de vídeo y un panel complementario  con el contenido especificado en el artículo anterior”. Dicha placa deberá presentar la misma forma, color y diseño que la señal de indicación general  (señal S-17 descrita en el Art. 159 del Reglamento General de Circulación)  y su existencia informará al usuario de la vía, de que la zona está vigilada en un radio de 500 metros por videocámara.

Hasta aquí todo parece bastante claro y se puede decir que legalmente es obligatoria la señalización previa que avise de la existencia de radares fijos.

Para ayudarte a prevenir multas de radares fijos, te recomendamos echar un vistazo a la información sobre la ubicación de radares que te permitirá ubicarlos en tus futuros desplazamientos: Búsqueda de radares fijos y de tramo por carretera

Radares móviles

Como hemos señalado anteriormente, la ley no es tan clara  y el Apartado 4 del citado Reglamento tan solo señala que “La utilización de medios móviles de captación y reproducción de imágenes, que no requerirá la resolución a la que se refiere el apartado anterior (resolución que recoge la obligatoriedad de identificación de los lugares vigilados), se adecuará a los principios de utilización y conservación enunciados en el mismo”.

No obstante, la ley existe para ser interpretada y quien mejor para hacerlo que los propios creadores de la misma,  a este respecto la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados aprobó en marzo de 2013,  por unanimidad, una proposición no de ley por la que se regulaba la colocación de radares en aquellos tramos de carretera donde haya una mayor historia de accidentes de tráfico causados por la velocidad pero anunciándolo con anticipación, porque como dicen los propios diputados “El mejor radar es el que no se dispara nunca, ese es el que está cumpliendo su labor preventiva“.

En la actualidad, no hay ninguna regulación que exija la existencia de señalización previa que avise de la presencia de radares móviles de control del tráfico, con lo cual y dada la proliferación de este tipo de radares, amparado en políticas de prevención de accidentes, hay que tener mucho cuidado con estos radares “indetectables y no identificados previamente”  y circular con la mayor precaución respetando siempre los límites de velocidad de la vía.

Defensa de multas por pasar un semáforo en rojo

En la actualidad son muchos los Juzgados (que no los Organismos..) que no dan validez a las infracciones de semáforo en fase roja, bien porque han sido tomadas por sistemas de captación de imágenes indebidamente homologados, o porque no cumplen lo dispuesto en la Ley, por ejemplo: no aparece claramente en la fotografía el hecho infringido.

Multas Semáforo

Semáforo sencillo. Fuente Google Images

En diversos manuales de la Dirección General de Tráfico aparece la siguiente documentación como imprescindible para que dichas infracciones sean válidas, por lo que es recomendable cuando nos lleguen este tipo de infracciones analizarlas con cuidado, pues es importante recordar que no solo se trata de infracciones de una cuantía elevada sino que, una vez firmes, conllevan siempre, la pérdida de 4 puntos en el carné de conducir.

Dicha documentación es la siguiente:

– Documento fotográfico ampliado del vehículo sancionado. Para verificar si el mismo, efectivamente, rebasó el semáforo en fase roja. En relación con esto, cabe señalar que de propia documentación de la DGT a la que hemos tenido acceso, se indica que “estando el semáforo en fase roja y en caso de que un vehículo sobrepase la línea de detención, el dispositivo deberá tomar una secuencia de entre 3 y 5 fotografías digitales, que deberán recoger la parte posterior del vehículo y el estado de iluminación del semáforo, en las siguientes situaciones:

A. Vehículo antes de la línea de parada.

B. Vehículo sobrepasando línea de parada.

C. Vehículo habiendo sobrepasado el cruce o el paso de peatones.

Opcionalmente, y de forma deseable, se permitirá la toma de una secuencia de vídeo.

El dispositivo debe permitir, por comparación de las fotografías captadas y de forma automática, la verificación de la infracción.                          

– Certificado del sistema de captación de imágenes utilizado, que certifique que cumple lo dispuesto en la Orden ITC/3123/2010 de 26 de noviembre, por la que se regula el control metrológico del estado de estos instrumentos, puesto que la Ley 3/1985, de 18 de marzo, de Metrología exige que “Los instrumentos, aparatos o medios y sistemas de medida que sean utilizados para la formulación de denuncias por infracciones a la normativa de tráfico estarán sometidos a control metrológico”.

Además, existen sentencias como la del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 23 de Madrid que señalan que “sin documento alguno que demuestre la fiabilidad del instrumento de captación y que permita enlazar con la presunción de veracidad del agente denunciante, lo que el agente presume que ha pasado es solo un mero indicio y su actuación está desprovista de la presunción de veracidad en relación directa con la conexión entre la infracción y lo captado” y añade la sentencia que “el agente ni ve la infracción ni puede entenderse de que esta, haya sido captada por un instrumento que no admita manipulación o que pase controles que aseguren el regular funcionamiento del instrumento en cuestión”.

Esta sentencia considera que el folleto informativo sobre las condiciones del aparato que capta las imágenes, no cumple esa función y que se deberían publicar las condiciones del mismo y su fiabilidad, así como el proceso de obtención de los fotogramas y demás elementos que permitan asegurar su utilización. Si bien esto en la actualidad pocos organismos lo hacen y menos se lo comunican al conductor,  al que tan solo llega, en el mejor de los casos, una secuencia de dos fotografías que no siempre recogen lo exigido por la Dirección General de Tráfico.

Pero hay que tener claro que el infractor tiene que estar dispuesto a agotar la Vía Administrativa y acudir a la Vía Contenciosa Administrativa,  para conseguir la estimación de su pretensión, lo que conlleva a asumir el coste adicional que esto supone, es decir, la asistencia letrada más las tasas judiciales.

Realmente los organismos juegan con ese respeto de los ciudadanos a acudir a la Vía Judicial (respeto derivado del coste extra que ello supone) para desestimar, casi siempre, las alegaciones que se presentan, dejando prácticamente indefensos a los ciudadanos, que una vez más tienen que adelantar su dinero para conseguir que un juzgado obligue finalmente al organismo de turno a que les de la razón.

 

Modelos TC2 y TC1 para la acreditación de un conductor en un vehículo de empresa

Los Modelos TC2 y TC1 son los documentos oficiales, determinados por la Tesorería General de la Seguridad Social, para la recaudación de las cuotas de cotización. En concreto, el Modelo TC2 es la relación nominal de trabajadores con sus bases de cotización.

¿Si es necesario acreditar la relación entre el conductor y el titular de un vehículo de empresa, es obligatorio llevar en el vehículo el Modelo TC2?

Modelo TC2

Modelo TC2. Fuente Google Images

El artículo 102.2 d) de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres establece como condición de los transportes privados complementarios que: ” Los vehículos deben ir en todo caso conducidos por el personal propio de la empresa o establecimiento”.

A su vez el artículo 157. c) del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres establece respecto a los transportes privados complementarios que “Los vehículos deberán ser conducidos por el titular de la empresa o por personas de él dependientes, acreditándose esta relación mediante la correspondiente documentación de contratación laboral y de afiliación a la Seguridad Social o, en el caso de empresarios autónomos, mediante la justificación de la relación de parentesco y convivencia con el titular”.

Dado que, no se designan en la legislación de transportes los documentos concretos que acrediten dicha relación entre el conductor y el titular de la empresa se daría por válido cualquier documento: carné de empresa, nómina, contrato laboral, documentación de la Seguridad Social, etc., que presuponga la relación y que se lleve a bordo del vehículo.

Por lo tanto, es obligatorio llevar algún tipo de documento que demuestre la relación entre el conductor y la empresa. Este documento no tiene que ser un TC2, aunque es el documento habitual. Una copia del contrato del trabajador sellada debería ser suficiente también, con lo cual evitaríamos una multa por no acreditar la relación laboral cuando conducimos un vehículo de empresa.

 

Obligatoriedad de llevar extintores en vehículos

¿Es obligatorio que los vehículos de empresa lleven extintor? Hace unos días un conductor de una de las empresas usuarias de Miratusmultas.com nos hacía esta pregunta, tras recibir una notificación de una sanción por este motivo.

Equipo de carretera para vehículos

Equipo de carretera para vehículos. Fuente: Google Images

La respuesta es complicada, puesto que no hay una normativa en donde se defina esta cuestión. 

En primer lugar, la Orden de 27 Julio de 1999 por la que se determinan las condiciones que deben reunir los extintores de incendios instalados en vehículos de transportes de personas y mercancías, es decir, vehículos mixtos adaptables, lo hace sin diferenciar en si se tratan de vehículos de uso público o privado.

Esta orden remite al Reglamento General de Vehículos que es el que especifica qué vehículos deben llevar extintor, en su Anexo XII. ACCESORIOS, REPUESTOS Y HERRAMIENTAS DE LOS VEHÍCULOS EN CIRCULACIÓN, aprobado por RD 2822/1998 del 23 Diciembre que ha sido modificado por la Orden 52/2010 publicada en el BOE 23 de Enero 2010 menciona:

“Los vehículos de motor y los conjuntos de vehículos en circulación deben llevar los siguientes accesorios, repuestos, y herramientas:

1.- Los turismos, así como los vehículos mixtos adaptables y los destinados a transportes de mercancías, estos dos últimos de masa no superior a 3.500 kg. llevarán la siguiente dotación:

a) Dos dispositivos portátiles de preseñalización de peligro.
b) Un chaleco reflectante de alta visibilidad.
c) Una rueda completa de repuesto.

2.- Los autobuses, así como los vehículos mixtos y los automóviles destinados a transportes de mercancías superior a 3.500 kg. además de llevar la dotación del punto 1. a y b), deberán llevar, además un equipo homologado de extinción de incendios, adecuado y en condiciones de uso”.

Con la reforma del Anexo XII sobre los accesorios, repuestos y herramientas de los vehículos, se elimina la obligación de llevar extintor de incendios a determinados vehículos. Así, para que un turismo no tenga obligación de llevar extintor tiene que tener hasta nueve plazas (8 + el
conductor) y estar destinado a servicio particular. En caso de que un vehículo de carácter particular para transporte de personas supera dichas plazas (+ de 9) se considera autobús, por lo que es necesario que lleve extintor. Por otro lado, los vehículos de uso público tienen la obligación de llevar extintor (Artículo 2 de la Orden 27 Julio de 1999).

Tanto empresas como conductores particulares debemos tener en cuenta recomendaciones como estas y otras, como la Documentación que debemos llevar en el Vehículo, por ejemplo, si queremos evitar multas que nos puedan parecer injustas y de las cuales no podamos defendernos aplicando un recurso porque desconocemos su origen normativo.

¿Cómo recupero los puntos del carné de conducir?

Hace unos días, un lector de este blog nos envío una consulta muy interesante preguntando: ¿Cómo actualizaba la DGT el saldo de puntos?, pues hacía varios meses que había cometido una infracción y aún no se le restaban los puntos por ella. A continuación, queremos compartir con vosotros, por si os está pasado esta situación, información relacionada con la recuperación de puntos.

Carné por puntos. Fuente: Google Images

Carné por puntos. Fuente: Google Images

Antes de proceder a resolver directamente la duda planteada, debemos recordar que todo conductor, recién aprobado el carné, parte de tan sólo 8 puntos. Tienen que pasar dos años sin cometer una infracción para conseguir los 12 puntos. Luego, como el resto de conductores, irá recargando su saldo cada 3 años hasta alcanzar los 15 puntos máximos de hoy en día.

Partiendo del supuesto consultado, en el que “por alguna infracción cometida, se liquidaron puntos a un conductor hasta llegar a una reducción de 10 y con el transcurso de 27 meses sin haber tenido sanción alguna, no se le han regularizado… cabe señalar dos posibilidades:

Haber perdido parcialmente los puntos, por el paso del tiempo se recuperarán los 12 puntos iniciales (cuando dejamos de ser conductores noveles):

– En 2 años sin ser sancionado.

– En 3 años si habíamos perdido los puntos por infracciones muy graves.

Si hablamos de 27 meses sin haber observado cambio, ni modificación en el cómputo global, las supuestas infracciones debieron ser graves y necesitarán de un plazo de 3 años sin ser sancionado para volver a recobrar los 12 puntos iniciales.

No obstante, la normativa del Carné por puntos también nos permite, en caso de que deseemos recuperar puntos sin esperar al transcurso del tiempo, con las siguientes opciones:

1. Si deseamos recuperar puntos de forma parcial (hasta 4 puntos) podremos realizar un Curso de Sensibilización y reeducación, cada dos años para los conductores en general y uno cada año, para los profesionales.

2. También existen cursos de recuperación de puntos, específicos para aquellos conductores que quieran recuperar el carnet de conducir, bien porque se hayan quedado sin puntos, o bien, porque hayan sido condenados judicialmente. Estos cursos son especiales, más amplios y extensos y sólo nos permitirán recuperar un máximo de 8 puntos, si y sólo si superas un examen teórico en la Jefatura Provincial.

3. Finalmente, existen cursos de formación adicional para aquellas personas a las que se les retire el carné y realicen el curso, pero no aprueben el examen correspondiente.

En resumen tenemos:

¿Cuánto tiempo puede pasar para recobrar mis puntos?

– 2 años sin haber sido sancionado y 3, si cometimos una infracción grave.

¿Qué puedo hacer para recuperar puntos en el carné?

– Un curso de recuperación parcial de puntos, de recuperación específica del carné, o, de formación adicional.